LATINO VOICES

Bebés mecánicos exponen a adolescentes a la paternidad temprana (VIDEO, FOTOS)

Bailarinas, veterinarias y doctoras; son sólo algunas de las posibles futuras profesiones de algunos de los estudiantes de la Isaac Newton Middle School, en East Harlem, Nueva York, donde los sueños son tan grandes como la tasa de embarazos entre adolescentes.

En esta comunidad de descendencia primordialmente hispana, los embarazos a edad temprana consisten de casi un 11.5% del total de nacimientos, lo que representa el segundo índice más alto de esta índole en la ciudad de Nueva York. Estos jóvenes además tienen más probabilidad de vivir bajo el nivel de pobreza y no completar su escuela secundaria luego de convertirse en padres, según mostrara el informe, Vital Statistics Summary del Department of Health and Mental Hygiene del estado.

Sin embargo, aun en contra de todas las estadísticas, este no es el caso de chicas como Thalia, Destiny, Tamia, o el resto del grupo de jóvenes que forman parte del programa Healing Our Problems Early (HOPE). Específicamente diseñado para estudiantes de escuela intermedia y ofrecido por el Union Settlement Association desde el 2005, este proyecto ofrece cursos de paternidad responsable a los participantes que residen en el sector también conocido como Spanish Harlem o ‘El Barrio’. Un proyecto tan exitoso que de las decenas de participantes que se han beneficiado de él, hasta el momento todos han logrado terminar la escuela secundaria sin convertirse en padres antes de tiempo.

Una de sus participantes, Destiny, de 13 años, quien a su corta edad ya ha comenzado a sopesar las desventajas del embarazo temprano y crear su opinión personal en torno al tema, comentó, “Ser una madre significa tener que poner mi carrera a un lado si tengo a un bebé, y tener que estar con él hasta que crezca… Algunas personas sencillamente piensan que porque en su vida no se sienten amados, un bebé les dará ese amor.”

La entidad, que busca mostrarles a los adolescentes una pequeña prueba de la realidad que representa ser una madre o un padre a temprana edad, les provee con clases de sexualidad, y expone tanto a las féminas como a los varones a utilizar barrigas que imitan la figura y peso de una mujer embarazada, para que puedan sentir más tangiblemente cómo cambia el cuerpo de una mujer antes de dar a luz y las dificultades que esto conlleva para la embarazada. De igual manera, entrega un bebé mecánico al final del año que es llevado a casa durante cuatro días, y es monitoreado en todo momento.

Para los jóvenes, estos no son sólo muñecos comunes, los mismos requieren de atención especial e individualizada, ya que lloran cada vez que sus pañales necesitan ser cambiados, cuando tienen hambre o cuando sencillamente desean ser cargados. Al finalizar el período, un informe sobre la eficacia de la atención es extraído de los dispositivos por parte de los organizadores para evaluar el desempeño del estudiante.

“El taller Baby Take It Over enseña a los estudiantes lo que realmente representa ser un padre… Muchos de estos chicos tienen la idea errónea de que es fácil ser mamá o papá y no requiere de mucho trabajo", dijo Amanda Walker, Consejera y Administradora del programa.

Este grupo no fue la excepción. Desde el principio, entre risas y bromas, los alumnos mostraron la emoción propia de un niño, juntamente con la ilusión de quien se convertiría en un futuro padre. Cada uno de los recién nacidos entregados en sus manos representaban para ellos la oportunidad de sentirse ‘grandes’ por primera vez y estar un poco más cerca de esos adultos que quieren llegar a ser.

“Va a ser divertido, porque si tuvieras un bebé tendrías que hacer lo mismo”, expresó Tamia de 12 años, mientras conversaba con sus amigas.

Pero la celebración duró poco, y aunque algunas de las chicas llegaron hasta a vestir a sus bebés con atuendos muy modernos y a asignarles nombres y apellidos, varios días de llanto constante, noches sin dormir, así como la pesadez de quedarse en casa para cuidar a muñecos durante lo que se supone sería un fin de semana agradable, logró desanimar a los participantes.

Incluso aquellos que en un comienzo se expresaron emocionados por la experiencia de ser papás, se veían visiblemente agotados después de un par de días. Exhausta, Tamia expresó: "No quiero ningún niño, es difícil, siento que sólo he dormido por dos minutos."

Del mismo modo, mientras que muchos de ellos confesaron que se vieron obligados a requerir constantemente de la ayuda de familiares y amigos para llevar la carga, otros admitieron no ser capaces de soportar la presión de cuidar a su bebé, o de haberse sentido demasiado avergonzados como para salir con los artefactos fuera de casa.

Este fue el caso de Thalia, de 13 años, quien fue interrogada por desconocidos acerca de su bebé durante una visita al supermercado, "Fui al supermercado y volví ... Me dijeron: 'buena suerte' y 'sé una buena madre’... Fue vergonzoso porque yo soy joven y parecería que hubiese estado haciendo cosas o hice cosas. Les dije que no era un bebé de verdad, que era sólo un proyecto de la escuela para aprender una lección… No tener un bebé a una edad temprana."

Entre los desafíos que en ocasiones enfrentaron los niños a lo largo del ejercicio, se pudo identificar la falta de apoyo de algunos de sus familiares. Una señal que muchos tomaron como una advertencia de lo que podría pasar si esta situación se volviera una realidad.

"... A veces no tienes familiares que te apoyen, ellos se podrían molestar contigo porque tuviste un bebé a una edad temprana.", explicó Thalía, quien aunque tuvo la oportunidad de recibir apoyo de parte de su madre y hermano, sabe a través de las experiencias de amigas lo mucho que un embarazo no deseado puede afectar la vida de una joven.

Asimismo, fue sencillo para los líderes de la organización el reconocer los principales desafíos que se les presentan constantemente durante el proceso. Entre ellos, el escaso apoyo de parte de los padres, debido a la falta de tiempo o el temor a entablar conversaciones sexuales incómodas con sus hijos, así como el caso omiso que se les da a los varones, quienes son igualmente importantes, y requieren de una atención especial.

"El mayor reto son los padres, ellos no quieren que los niños aprendan sobre el sexo, pero están aprendiendo y es importante que creemos el espacio para ellos. Tenemos que enseñarles sobre su cuerpo y cómo respetarlo. Cuanto mejor te sientas contigo mismo, más oportunidades tendrás de respetar tu espacio, tu cuerpo y asegurarte de que los demás lo respeten también ", dijo Steven Portericker, Director de Servicios a la Juventud. "El otro desafío son los muchachos. Porque cuando se piensa en embarazos adolescentes generalmente se piensa en las chicas, pero va en ambas direcciones, los niños también participan en este proceso. Ellos son la otra mitad ", agregó.

Union Settlement también ofrece talleres después de escuela y de verano libre de costo para los estudiantes, los cuales ayudan al estudiante a construir una autoestima saludable y visualizar sus vidas de manera positiva, además de establecer objetivos profesionales. "Muchos de ellos se distraen, pierden mucha motivación y sienten que no pueden hacer nada productivo con su vida que no sea ser una mamá o un papá. El programa les ayuda a entender que éste no es el momento de que se conviertan en padres ", explica Walker.

Y aunque los resultados revelaron que todos los bebés fueron maltratados al finalizar el ejercicio, y parecería que los pronósticos conspiraran en contra del futuro de estos jóvenes, la entidad continúa teniendo la esperanza de que la experiencia haya cumplido su objetivo de ampliar la visión de sus jóvenes hacia la vida. En el último día, al momento de regresar sus bebés, todo el grupo se comprometió a permanecer en la escuela, evitar embarazos no deseados, y esperar a estar preparados para ser los padres y madres que sus hijos merecen.

Thalía le exhortó a otras jóvenes, "Es difícil, no queden embarazadas a una edad temprana, ya que es frustrante y no sabrás qué hacer..." Mientras Destiny aseguró, "Ser madre significa una responsabilidad grande, y hay que saber cómo cuidar del bebé... yo voy a esperar hasta que sea mayor... "

HuffPost

BEFORE YOU GO

PHOTO GALLERY
Baby Project