Latino Voices

Fracasa en el Senado ley de control de armas de fuego

UNITED STATES ? AUGUST 3: Sen. Charles Schumer, D-N.Y., points his hand like a gun as he describes the FAA reauthorization bill being held hostage by House Republicans during a news conference on the Federal Aviation Administration on Wednesday, Aug. 3, 2011. Hoyer is holding a copy of H.R. 2644, the Aviation Jobs and Safety Act of 2011. (Photo By Bill Clark/Roll Call)
UNITED STATES ? AUGUST 3: Sen. Charles Schumer, D-N.Y., points his hand like a gun as he describes the FAA reauthorization bill being held hostage by House Republicans during a news conference on the Federal Aviation Administration on Wednesday, Aug. 3, 2011. Hoyer is holding a copy of H.R. 2644, the Aviation Jobs and Safety Act of 2011. (Photo By Bill Clark/Roll Call)

WASHINGTON — En un emotivo discurso rodeado de víctimas y familiares de crímenes de armas de fuego, entre ellos la excongresista Gabrielle Giffords, y la presencia del vicepresidente Joe Biden, el Presidente de Estados Unidos Barack Obama criticó fuertemente el fracaso en el Senado de la ley que hubiese expandido el control de armas

"En general, este fue un día vergonzoso para Washington", dijo Obama en el Jardín Rosado de la Casa Blanca.

"He hablado con esos senadores que votaron en contra en el transcurso de las últimas semanas, y son buenas personas, sé que a todos les afectó la tragedia de Newtown y sé que muchos de ustedes vienen de estados donde defienden la tenencia de armas, pero la mayoría de estos senadores no pudieron dar una razón sustancial de por qué hay que hacer más difícil la tenencia de armas, era una cuestión meramente política. […] Temían que los cabilderos gastarían mucho dinero defendiendo la Segunda Enmienda, pero cedieron ante la presión de votar No".

"Ningún proyecto de ley puede evitar ningún acto de violencia, pero si las acciones del Congreso pueden salvar la vida de un niño tenemos la obligación de lograrla […] Mi pregunta es para quién es la victoria, un victoria de qué […] Se mantuvo un hueco legal que permite que gente legal obtenga armas sin revisión, a quién representamos aquí".

Obama prometió seguir luchando para evitar que criminales y enfermos mentales tengan - como hoy - acceso a comprar legalmente armas de fuego. Hay cosas que puede hacer el gobierno federal directamente, dijo, como enviar información a las agencias de la ley sobre armas que fueron robadas, o como crear planes de emergencia para la protección de escuelas. Pero en última instancia, explicó, se necesitará la acción del votante.

Obama pidió a quienes apoyaban la expansión de la revisación de antecedentes a llamar a sus representantes en el Congreso para presionar por su postura, a que tengan la misma pasión y dedicación que la gente de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) en su lucha y a decirles que si no cambian de postura, "hablaremos el día de las elecciones".

En una histórica y sorpresiva derrota para los proponentes de ampliar el control de la tenencia de armas de fuego por parte de particulares en Estados Unidos, el Senado rechazó la nueva ley que ampliaría las revisaciones previas a la venta de armas, en un voto de 54 contra 46. Se necesitaba una supermayoría de 60.

Todos los republicanos votaron contra la propuesta, con la excepción de dos.

Se trataba, no de la moción de ley original elevada por demócratas proponentes del control de armas, sino de una propuesta bipartidista y de compromiso forjada por una comisión conjunta, y desarrollada por los senadores Joe Manchin, un demócrata de West Virginia, y Pat Toomey, republicano de Pennsylvania y con el apoyo del presidente Barack Obama. La ley fue promovida luego de la masacre en la escuela de Newtown.

La oposición aumentó en los últimos días gracias a esfuerzos de cabildeo por parte de la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA), una organización de dueños de armas de fuego que es apoyada y financiada por la industria armamentista local.

El proceso requería una supermayoría de 60 votos del total de 100 para poder proceder a la votación en sí - en la que la ley hubiese pasado por mayoría simple de 51. Se trata de un procedimiento utilizado con absoluta constancia por la oposición republicana con el fin de llevar al fracaso de todas las propuestas de ley presentadas por el presente gobierno de Barack Obama.

Si bien 54 senadores votaron por dar fin al debate y pasar a la votación, se requería al menos seis votos más.

La ley incluiía leyes más severas que regulaban el tráfico de armas y las ventas irregulares y no controladas de las mismas, así como medidas para aumentar la seguridad en las escuelas.

La NRA había amenazado con vengarse de quienes votasen por la ley, llevando a su derrota en los próximos comicios.

El senador John McCain votó junto con la mayoría demócrata y reaccionó diciendo "No han ganado hoy la victoria... pero digo que han hecho lo correcto".

La NRA dijo que la expansión del sistema de revisación de antecedentes era peligrosa porque era un primera paso para una lista nacional de registro de armas, y por lo tanto la violación del derecho constitucional a portar armas que garantiza la Segunda Enmienda.

No ayudó a los proponentes de la medida el hecho que la ley ahora fracasada prohibía que se estableciese un registro nacional de armas de fuego.

Mark Barden, uno de los padres de las víctimas de Newtown, dijo con la voz cortada, en pos de la votación y previo a la alocución del presidente:

"Lo siento como si fuera ayer, lo que pasó en Newtown le puede pasar a cualquiera, en cualquier lugar de América, cualquiera puede estar en mis zapatos, pero no quisiera que sintieran mi dolor, dos días atrás vinimos a reunirnos con los senadores, nos convertimos en el centro del debate […] El 99 por ciento de los americanos quiere una propuesta para salvar vidas, que llame a la responsabilidad con las armas, no pasó hoy, pero pasará pronto, vamos a continuar trabajando, buscando soluciones en la salud mental, buscando mayor seguridad en la seguridad de nuestras escuelas […] No vamos a ser derrotados, nuestros corazones están rotos"

El esfuerzo bipartidista para ampliar las revisiones a los antecedentes de los compradores de armas de fuego ya enfrentaba profundas complicaciones a medida que se aproximaba la votación en el Senado sobre esa medida crucial en la campaña para reducir la violencia derivada de esos instrumentos.

Una encuesta de Associated Press-GfK muestra que ha disminuido el apoyo de la ciudadanía al endurecimiento de las leyes para el control de armas.

Ya antes del pase de lista para la sesión legislativa del miércoles, muchos republicanos habían manifestado su rechazo a la revisión de los antecedentes, medida que parecía encaminada al fracaso a menos que los partidarios de ésta, en su mayoría demócratas, pudieran ganar votos a favor de último momento.

Quizá ayudaría a explicar los problemas que enfrentaron los demócratas en este aspecto una encuesta de este mes que efectuó la AP-GfK, según la cual 49% de los estadounidenses apoyan un endurecimiento de las leyes para el control de las armas de fuego.

La cifra muestra un descenso respecto del 58% de enero, un mes después de ocurrida la matanza de 20 niños y seis adultos en una escuela primaria de Newtown, Connecticut, que convirtió en tema nacional la violencia derivada de las armas de fuego.

En la nueva encuesta, poco más de la mitad de la ciudadanía —52%— manifestó desaprobación hacia el manejo que ha hecho el presidente Barack Obama del asunto de las leyes sobre armas. Semanas después de la matanza en Newtown, Obama convirtió su propuesta de revisiones casi universales de los antecedentes en el meollo de su plan para el control de las armas de fuego.

"De vez en cuando estamos confrontados en un tema que debe trascender la política", dijo Obama en entrevista difundida el miércoles en el programa "Today" de la NBC. "Ahora es el momento de que adoptemos algunas medidas activas que impidan la repetición de este tipo de tragedias", apuntó.

Con información de AP y citas de Hirania Luzardo.