Latino Voices

Murió Debi Austin, el rostro de la lucha contra el cigarrillo (VIDEOS)

FILE - In this Dec. 20, 2010 file photo, tobacco educator Debi Austin comments on the negative effects of tobacco during a news conference in Los Angeles. Austin, a woman who smoked a cigarette through a hole in her throat to illustrate her struggle of nicotine addiction in a California public service advertisement, has died after a long struggle with cancer, health officials and her family said Wednesday Feb. 27, 2013. (AP Photo/Damian Dovarganes, File)
FILE - In this Dec. 20, 2010 file photo, tobacco educator Debi Austin comments on the negative effects of tobacco during a news conference in Los Angeles. Austin, a woman who smoked a cigarette through a hole in her throat to illustrate her struggle of nicotine addiction in a California public service advertisement, has died after a long struggle with cancer, health officials and her family said Wednesday Feb. 27, 2013. (AP Photo/Damian Dovarganes, File)

Fue, históricamente, una de las propagandas contra el cigarrillo más fuertes, más impactantes. Tanto, que muchos dudábamos de si era real.

En el video contra el tabaco de aquel entonces, se escuchaba la voz de una mujer de voz ronca y hablar lento, que lamentaba una vida de tormentos y desgracia por culpa del maldito hábito. Miraba de manera fija la pantalla.

“Dijeron que la nicotina no es adictiva”, decía luego de anunciar que había comenzado a fumar a los 13 años de edad.

Luego levantaba un cigarrillo. “¿Cómo es posible que lo digan?” y aspiraba el humo.

Pero no con la boca.

Debi Austin fumaba a través de un agujero en el cuello. Por ese hoyo respiraba, después de que, años antes, la operaron de la laringe.

Deduzco que le practicaron una traqueostomía, es decir, le cortaron el cuello para insertar un tubo respiratorio. Es una operación rápida, destinada a salvar vidas. Austin la sobrevivió por casi 20 años.

Sí, porque este miércoles, Debi Austin murió en el hospital Presbiteriano del Valle en Van Nuys, un suburbio de Los Angeles. A los 62 años de edad y de cáncer.

El aviso era de 1996 y contribuyó a mantener el ritmo de descenso continuo en el número de fumadores en Estados Unidos, a raíz de un 2 por ciento anual. Para 2009, el grupo con el mayor porcentaje de fumadores era el de los latinos, con 23 por ciento.

Al momento de filmar el comercial antitabaco, Austin todavía fumaba, a razón de dos a tres paquetes diarios. Dejó de hacerlo cuatro meses después. Durante el resto de su vida, dice sobre ella AP, luchó contra varias formas de cáncer y participó en otros avisos contra el tabaquismo, como éste, todos efectistas, brutales, sinceros, abiertos:

Con su voz rasposa, en este video,

Austin relata que “en 1963, cuando comencé a fumar, no recuerdo que haya habido ningún aviso que me llamase a no hacerlo”. Así era.

Todo lo que había eran llamados a fumar más, comprar más, consumir más. El verdadero daño del tabaco era ocultado por todos los medios.

Recordemos también en una película extraordinaria, “The King´s speech”, en donde el futuro rey George VI comienza su primera sesión contra la tartamudez fumando, y a la protesta de su terapeuta y futuro amigo responde “mi médico dice que relaja la garganta”.

"Es un idiota", es la respuesta.
El futuro rey protesta. "¡Ha sido ungido como caballero!"
"Entonces, ya es algo oficial".

En gran medida, en Estados Unidos se ha estado ganando la batalla contra el cigarrillo, gracias a que el gobierno federal se hizo responsable por difundir las verdades médicas, obra del Médico General – Surgeon General – el doctor C. Everett Koop, quien la semana pasada falleció a los 96 años.

Koop cumplió funciones entre 1981 y 1989. Le antecedieron otros que iniciaron la labor, 45 años atrás, llevando a incluir en cada cajetilla una advertencia sobre los efectos mortales de fumar.

"Cuando el Dr. Koop asumió su puesto, el 33 por ciento de los estadounidenses fumaba. Al dejarlo, el porcentaje había caído a 26".

Qué suerte que tuvimos al doctor Koop y Debi Austin para ayudarnos a salir del error aquí, en la patria del tabaquismo.