Democracia

2016-11-07-1478558973-958431-DAPL.jpg Protesta en Standing Rock en North Dakota, Estados Unidos, 6 de Noviembre, 2016. ©JoshFox

Gas pimienta, balines, cañones de agua, golpes, represión son las mejores herramientas de las fuerza del orden en el mundo, para acallar lo que el pueblo le pide a sus autoridades.

¿Es la libertad de expresión realmente un derecho fundamental de la democracia? Más parece que la palabra 'democracia' es una muletilla para mantener a los ciudadanos tranquilos, porque supuestamente nosotros tenemos, derecho a manifestarnos si las decisiones políticas que toman nuestros gobernantes, no son favorables para nuestra comunidad. En la teoría es así, en la práctica parece que no tanto.

Miles de personas hacen vigilia en Standing Rock, en Dakota del Norte en Estados Unidos esperando que las autoridades hagan caso a su pedido, no quieren que un gaseoducto pase por debajo de su río, temen que cualquier desperfecto pueda contaminar su agua. La principal razón es hasta tan básica, que es increíble que no se la entienda: Sin agua no hay vida.

Los Sioux que viven en esas tierras protegidas, fueron los primeros en sublevarse levantando la voz y llamando la atención del mundo, miles de indígenas de otras zonas de Norte América e incluso de Latinoamérica llegaron a apoyar la vigilia. Ya hay más de 140 arrestados por levantar su voz en contra de estas medidas. Gritar que el agua es vida, había sido más peligroso para los Sioux, que el peligro de que el agua pueda envenenarse y extinguir a toda su población. Claro que esto favorecería a las grandes industrias como la farmacéutica, a costa de la calidad de vida de las personas.

La calidad de vida es una de las premisas que Evo Morales, el presidente de Bolivia, enarbola a la hora de hacer política, y aunque siempre ataca las medidas de Estados Unidos, sus formas de gobernar no se diferencian tanto. Para Morales en Bolivia existe 'demasiada libertad de expresión' y cualquiera que se atreva a cuestionar sus políticas es automáticamente agente de la CIA, o infiltrado de Estados Unidos, es bajo esos argumentos que en el primer semestre de este año, no quiso escuchar la demanda del sector más vulnerable de la sociedad, las personas con discapacidad. Para el gobierno Boliviano es mas importante construir edificios millonarios para sus ministros que la supervivencia de los mas vulnerables.

2016-11-07-1478559438-5637527-ScreenShot20160525at8.08.57PM.png Un manifestante parapléjico es atacado por la policia en La Paz, Bolivia, 25 de Mayo, 2016. © UnitedNotions Film

Por lo menos seis ataques brutales se registraron, siendo el más fatídico el 25 de mayo cuando un contingente policial, que triplicaba el número de manifestantes pasaron sobre ellos, golpeándoles, quitándoles sus muletas, haciéndoles caer de sus sillas de ruedas y atacándoles con cañones de agua durante prolongadas horas. Ellos querían entrar a la plaza Murillo a exigir una renta mensual, pero como si de escoria se tratase tenían enrejadas todas las entradas y durante tres meses ninguna persona con discapacidad, sea parte o no de la protesta no podía ingresar.
No solo se violó el derecho a la libertad de expresión, sino de libre tránsito, fueron discriminados y humillados, también fueron gasificados y psicológicamente afectados por las constantes amenazas de violencia. Incluso la ONU le pidió al Gobierno que se investiguen estos sucesos y se encuentren a los responsables de la violación de los derechos humanos de este sector, pero hasta el momento el Gobierno no se ha manifestado al respecto.

Indígenas y personas con discapacidad, son sectores con menos privilegios que el resto de la sociedad al pertenecer a minorías, son blancos más fáciles de atacar porque se los considera ciudadanos de segunda. No importa si es en el norte o en el sur, las fórmulas para que la población se calle son las mismas, utilizar a la Policía para que se vuelque en contra del pueblo, haciéndoles olvidar que ellos también son el pueblo. Porque si el agua se envenena son ellos quienes deberán beberla, porque si llegan a quedar con discapacidad, son ellos quienes luego deberán luchar por sus derechos.

Porque la libertad de expresión promueve ideas, había sido un arma más poderosa que cualquier bala, y si con violencia quieren callar las ideas, ¿es justo que sigamos diciendo que vivimos en democracia?

Co-escrito con Andrea Monasterios.