Latino Voices

'The Immigration Paradox', rompecabezas cinematrográfico de la inmigración

“The Immigration Paradox” (La inmigración paradójica” o La paradoja de la inmigración) es un documental que critica los cambios que ha tenido la humanidad en temas sobre inmigración global. Lourdes Lee-Vázquez, ganadora del Emmy por la película “Real”, autora y directora, originaria de Arizona y de origen mexicano, decidió investigar diversos puntos de vista y creencias de expertos y miembros de la comunidad, para poder armar un rompecabezas cinematográfico diferente a lo conocido.

“La Inmigración Paradójica” le dará un nuevo entendimiento, desde puntos de vista distintos a los que todos los días se mencionan, de por qué hay personas que arriesgan su vida para venir a los Estados Unidos. Es un filme que acerca al público a las preguntas y respuestas más complejas sobre el tema, con los puntos de vista de expertos, de gente ordinaria y profesionistas sobre un fenómeno social que impacta a la economía, la sociología, la filosofía, la historia, la política y el activismo.

HuffPost Voces entrevistó a Lourdes Lee-Vázquez en exclusiva días antes de la premiere del filme, el día 27 de septiembre en el Orpheum Theatre de la ciudad de Phoenix.

¿Cuál es el contenido de “The Immigration Paradox”?

Es un documental que analiza y muestra la raíz de los problemas más controversiales que vive nuestro país, tales como la pérdida de auto estima por la inmigración no autorizada y cómo y por qué se ha perdido la sensibilidad por mantener a las familias unidas y el respeto por cada ser humano.

¿Por qué escribes esta obra?

Porque me di cuenta que existen contradicciones muy serias entre lo que te dicen y la realidad que se vive. Todo es una “falacia lógica”, esto es, que escuchas muchas verdades que se contradicen unas a otras.

La Paradoja de la Inmigración es una historia producida desde mi perspectiva.

¿Cómo empieza el proyecto?

Todo empieza porque me detengo en el camino de mi vida y me doy cuenta de lo que está sucediendo a mi alrededor. Tomé la decisión de involucrarme y conocer más sobre los grupos activistas como los grupos de religiosos que van dejando agua en el desierto para evitar que los inmigrantes que cruzan mueran de sed.

También empecé a participar en campañas políticas en donde me di cuenta de todas las mentiras y superficialidades que utilizan para ganar el voto de la gente. Al ver todo esto no me sentía bien conmigo misma y decidí investigar más sobre por qué la condición del ser humano es así.

¿Qué hiciste cuando descubriste esto?

Decidí irme a la India por seis meses en 2006 para encontrarme a mi misma. Necesitaba irme del Occidente y analizar lo que estaba sintiendo y ver que pasaba más allá de mi país.

¿Por qué la India?

Quería un lugar que me diera paz, salirme del sistema capitalista y alejarme de toda la información manipulada. Pensé que era el país donde podía encontrar algo diferente pero lo que vi tampoco me gustó. El capitalismo ya invadió a aquel país. Ves los contrastes más grandes ente pobres y ricos. La explotación de su gente, que son los que fabrican millones de cosas para vender en otros países, además de la exportación que hacen de su gente para que trabaje en Estados Unidos por salarios de hambre.

¿Encontraste algo que te ayudara?

Si, a pesar de que estaba muy confusa, crecí como ser humano. Me di cuenta que cuando eres niña crees todo lo que te enseñan tus padres, y es muy triste cuando te das cuenta que has vivido en otro mundo.

Por ejemplo vi que dentro de la gran pobreza que se sufre en la india, ya hay centros comerciales muy modernos y que venden lo mismo que en Estados Unidos. Definitivamente ha cambiado mucho la cultura del lejano oriente.

¿Qué te trajiste de la India?

Un gran enojo por lo que pasa en el mundo. Me sentía con la enorme necesidad de comunicar lo que sucede en el mundo porque lo cierto es que los estándares de vida que tiene cada ser humano y cada país son totalmente diferentes. Fue entonces cuando decidí poner mi granito de arena a la humanidad y hacer el documental.

¿Cómo lo empezaste?

En 2007 empecé yo sola a documentar lo que veía con una camarita chiquita. Estaba cansada de ver a nuestra comunidad dividida con odios y dolor en ambos lados, indocumentados o no, viviendo un tema que destruye y desata las emociones humanas de la peor forma, la inmigración.

¿Por qué crees que sucede esto?

Lo que notaba era que había mucha mala información y sobre todo una falta de entendimiento sobre otras culturas. No ha habido hasta la fecha ningún dialogo constructivo. Solo gritos y gente tratando de aprovecharse de esta situación. Políticos y organizaciones aprovechándose de la clase trabajadora documentada o no, haciendo que el inmigrante siga sufriendo y el angloamericano odiando.

¿Cómo corregir esto?

Me ponía a pensar como dar buena información, porque hay medios muy amarillistas y confunden los sentimientos. Yo tenía que ir a la información y la verdad, pero sobre todo no creer en las agendas que esconden la verdad. Fui a las instituciones creíbles como los archivos de la Nación y busqué estadísticas y hechos reales. Lo que pasó fue que me di cuenta que siempre hay más de dos versiones de la verdad y la historia. Esta búsqueda no me funcionó.

¿Con qué intención lo hiciste?

Mi única intención era unir a la comunidad. Estaba cansada de los buenos y los malos, de la víctima y el villano. Lo que encontré en los archivos no fue lo que quería proyectar en el documental. En los Estados Unidos hay archivos que se llaman “Think tanks”, pero tampoco me sirvieron porque también tienen información diferente, como por ejemplo el “Center for Inmigration Studies”, que toda la información que guarda es en contra de los inmigrantes, pero el “Inmigration Policy Center” archiva hechos diferentes que describen como los inmigrantes son un beneficio para el país.

¿Quieres decir que no te sirvió la información?

Después de que ver cómo interpretan los hechos me di cuenta que no me servían. Estaba muy decepcionada por lo que me día a la tarea de hacer esta búsqueda por mi misma… dentro de la comunidad.

¿Qué hiciste?

Me fui de “camping” con los Minuteman. Quería entender lo que estaba pasando dentro de sus mentes. Fue muy interesante convivir con personas que en mis circunstancias y comunidad son vistos como enemigos. También me fui con los agricultores y trabajadores indocumentados y empecé a participar en las conferencias del Tea Party.

¿Eso sí te sirvió?

Se abrieron y me contaron sus historias. Me di cuenta de por qué la sociedad está llena de odios por todos lados. Ese fue el momento cuando cambió el camino de mi investigación y del contenido del documental.

¿Entonces descubriste una realidad?

Sí, pero tenía que leer y aprender más. Me puse a averiguar qué es lo que está sucediendo en nuestra sociedad, y qué es lo que ha mantenido vivo durante siglos este ciclo vicioso de odios.
Aprendí que hay odios que han sido construidos a base de temores y con mala información y que moldean la mente de las personas como algo natural.

¿Cómo a qué te refieres?

A que estamos muy enfocados en lo que vemos en la sociedad, a que todo lo que vemos es “normal” y nos hemos “normalizado” ante muchas injusticias.

Para ponerlo todo en perspectiva, si nos vamos a la historia, nos damos cuenta de las masacres cometidas desde que el hombre es hombre y de cómo eso continúa hoy en día por medio de la globalización. Hemos perdido el sentido común que debió evolucionar junto con el hombre, y no nos damos cuenta que todo, incluso la muerte, es por la lucha de poder.

¿Cuál es la solución?

Tengo la esperanza de que la gente trabajadora esté consciente de esto y que ellos mismos puedan cambiar las cosas, porque creo que la solución está en nuestras manos y es más fácil de lo que pensamos. Se nos ha hecho creer que es difícil hacer un cambio porque pensamos que ¿para que? Pero ya es tiempo de cambiar el estilo de vida que hasta ahora hemos tenido.

¿Cuándo empezó la filmación del documental?

Cuando conocí a mi esposo Bryan Vázquez, hace siete años y me dijo que él me patrocinaba. Él se dedica a la mercadotecnia, y juntos hicimos un buen equipo.

¿Quién más participó?

La música y los compositores son de bandas locales de Phoenix, Tobie Milfrod, Henri Bernard, Michealle Blakes.

¿Cómo consiguieron los recursos?

Vendimos nuestro carro y como mi esposo está en bienes raíces nos pusimos a vender muchas casas. No queríamos que hubiera ningún interés ajeno. Todo el documental lo pagamos nosotros.

¿Por qué debemos ver el documental?

Debemos saber que estas posturas de odio desestabilizan a una sociedad. Hay mucha información que es falsa y la gente debe entender que debemos ayudarnos unos otros a otros para cambiar el sistema y tratar de resolver los problemas en vez de satanizarlos y poner a un grupo de gente en riesgo .

The Immigration Paradox