La Súper Abuela

Co-escrito con la periodista Boliviana, Andrea Monasterios

2016-06-15-1466023113-3474140-RossLaPaz.png Rossmery en La Paz Junio 2016 ©PinchesGringos

Rossmery Guarita perdió su placas, al morderle a un policía que le intentaba reprimir, en la primera marcha de las personas con discapacidad el 2012 "Todo lo que hemos conseguido las personas con discapacidad hasta ahora, lo tenemos gracias a nuestra lucha" Este año su táctica cambió... ahora aparta los escudos que usan los policías y los hace retroceder, aprovechando la altura de su silla de ruedas, les agarra donde más les duele: En las bolas.

Gracias a su nueva técnica, esta abuela cochabambina, le gano una batalla a las decenas de policías que no la dejaban colgarse del puente de la calle Comercio en el centro de La Paz. Rossmery, se preparo como una 'súper chica' mientras sus compañeros de lucha, distraían a la policía. Bajo rodando a toda velocidad, con una frazada lila atada en forma de capa, para ocultar los ganchos que puso ella misma con un alicate en su silla de ruedas. Los policías le cortaron la soga tres veces, pero ella siguió ahí firme, "Es mi derecho a protestar, por 25 años en esta silla de ruedas he sido tratada sin dignidad, ahora carajo, me cuelgo, por todas las personas con discapacidad que están ocultadas en sus casas, me cuelgo por los que no pueden estar aquí."

2016-06-15-1466018927-6540519-Rosmeryonthebridge.jpg Rossmery Guarita, se cuelga victoriosa en el puente, La Paz, Mayo 2016 ©PinchesGringos

"He acabado con moretones, pero feliz, nunca me hubiese imaginado pasar mi cumpleaños colgada a 20 metros del suelo, mis 48 años están bien vividos"

Rossmery ha crecido en el Chapare, su familia tenia su chaco de coca en San José. Ahí, conoció de joven a un líder que le enseñó a luchar sin rendirse "siempre andaba con camisa blanca y una toallita en el cuello" recuerda, "Te imaginas, era el Evo Morales, por el que yo siempre he votado, hasta en el referendo del 21 de febrero, he dicho si, haber, quien podía imaginarse lo que nos esta haciendo"

A los 12 años murió su mama y Rossmery se quedo a cargo de sus cuatro hermanitos. Tuvo que dejar la escuela y cuatro años después, se fue con sus hermanos a vivir a Cochabamba, ahí conoció al padre de su primer hijo, "A los 20 ya era madre soltera" cuenta con un poco de melancolía.

Entre idas y venidas de la ciudad al Chapare, conoció a Rodolfo quien se enamoró perdidamente de ella. "El Rodolfo no me ha conquistado a mí, le ha conquistado al Michael, mi hijo" se ríe. Rossmery y Rodolfo se casaron y tuvieron otros dos hijos.

Ella abrió una tienda y cada semana la llenaba de mercadería que compraba en la cancha. Un día que llevaba en el micro un quintal de arroz, el conductor paro lejos de su casa y ella se puso el quintal a cuestas y esa misma noche le empezó a doler la espalda, pero ella no le dio mucha importancia, hasta que un dia, se desmayó.

Los doctores pensaban que tenía rabia, le hicieron todo tipo de estudios, la tuvieron que llevar de hospital en hospital, hasta que un doctor le dijo que tendrían que sacarle líquido de su médula para saber que era.

Descubrieron que tenía una meningitis degenerativa que avanzaba muy lentamente, "Si no me lastimaba mi espalda con ese quintal, quizá no me hubiese enterado hasta que sea muy tarde," cuenta que estuvo casi un año en el hospital y que todos pensaban que se iba a morir "no me acordaba de nada, hasta que un dia me acorde de mi hijita, me dijeron que había heredado la enfermedad y estaba también internada" Todo era demasiado caro y su familia no podía con los gastos de las dos, así que decidieron sacar a la niña del hospital. "Cuando me dieron de alta, no teníamos nada, mi marido había vendido todo, así que volvimos al Chapare, el dia que llegamos, murió mi hijita de 10 meses, todo por falta de plata"

2016-06-15-1466023213-4808613-RosmeryGuarita.png Rossmery frente a la barricada policía, donde esta acampando junto a sus compañeros por 46 días , Mayo 2016 ©PinchesGringos

Rossmery no pudo con la pena y volvieron a Cochabamba, ahí con sus muletas, empezó a vender bolsas en la cancha "Nunca tuve vergüenza, la gente me compraba por misericordia" relata, luego hizo gangochos para vender y en un tiempo con Bs. 400 compró un puesto en ese mercado. Billeteras, cinturones, ropa interior, etiquetas de cuadernos, de todo vendió. "Soy muy hiperactiva, no puedo estar sentada a esperar que las cosas pasen, si no hay venta empiezo a llamar al cliente ¡Tengo que moverme!" dice Rossmery, que cada año, pierde mas la movilidad.

Todos los días escuchaba la radio Centro y un día anunciaron una reunión para que las personas con discapacidad se conozcan y sin pensarlo dos veces asistió. Con el tiempo, se volvió dirigenta del 'Comité de Protección de Personas con Discapacidad.' El 2012 empezó la lucha cuando sus compañeros salieron a las calles a manifestarse "a mí nadie me ha llamado, es mi sentimiento que me ha llevado a la lucha" declara.

En una ocasión se quemó severamente, "Las cocinas aquí, no están hechas a la altura de las sillas de rueda, chultin y el agua caliente se ha caído a mis piernas" En el hospital Viedma solo le daban calmantes pero no la curaban. Su hermana tuvo que mandarle diez mil dólares desde España para que le hagan injerto de piel. "He pasado un infierno con todo eso. ¡Cuánta gente sufre en su casa! Cuando el gobierno dice que hay bonanza, salud gratuita, educación ¡Es mentira!" aclara Rossmery con la fuerza que solo tiene quien nunca se ha rendido.

2016-06-15-1466021894-7825272-RosemeryNaked.jpg Rossmery y sus compañeros se quitan la ropa en el centro de La Paz, en protesta a la represión policial, Mayo 2016 ©PinchesGringos

Ella está convencida de que la lucha por la renta de Bs. 500 es una causa justa y digna, por eso ni las patadas de los policías, ni el vértigo de la altura al colgarse de puentes en su silla de ruedas la acobardan, ni su edad, ni su condición la han detenido,"No se de donde salen las palabras ni las ideas, solo salen" dice inspirada. "Cuando hay injusticia ¡tengo ganas de todo! Soy como un león... pero también soy muy sensible y me pone triste ver a personas que no pueden salir adelante por su condición"

Ella es respetada por todos, incluidos otros dirigentes que cuando quieren rendirse les da vergüenza, pensar que la Rossmery dirá que son unos cobardes. "¡Ahora no tengo miedo, después de todo esto no le tengo miedo a nada!" dice ella, sabiendo que su lucha acabará el día en que las personas con discapacidad tengan una vida digna en Bolivia.

Rossmery y Feliza siendo atacada por tanques neptunos, el 25 de Mayo en La Paz. ©PinchesGringos

*Parte de una serie de retratos de las personas con discapacidad en Bolivia que llevan 160 días luchando en las calles, exigiendo una renta mensual de $us 70, un cuarto del salario mínimo nacional, en confrontaciones con la policía las personas con discapacidad han sido gasificadas, reprimidas con cañones de agua, golpeadas, las han bajado de sus sillas, pateado en el suelo, entre otras violaciones de sus derechos humanos. El 10 de Junio, dos personas murieron atropelladas por una mujer en estado de ebriedad, mientras protestaban en una vigilia en Cochabamba, dejando en la orfandad a tres niños, uno con autismo severo. La ministra de Comunicación, Marianela Paco, culpo a los marchistas por la tragedia ocurrida.

Las personas con discapacidad siguen durmiendo en carpas, detrás de una barricada de dos metros de altura, resguardada por policías y dos tanques de agua, para no dejar pasar a las personas con discapacidad a la Plaza Murillo, por ordenes del gobierno de Evo Morales.