The Blog

Miguel Díaz Canel: el segundo de Raúl Castro

Miguel Diaz Canel desempeñara ahora el gris rol que tenia Raúl Castro aceptando ciegamente lo que Fidel dijera le gustara o no; y lo que le permitió ser segundo, heredero y sucesor. Cuba sigue hoy a expensas de la voluntad de un hombre. Hoy es Raúl Castro que en mi opinión quiere hacer pero esta refrenado mientras esté vivo Fidel Castro.
This post was published on the now-closed HuffPost Contributor platform. Contributors control their own work and posted freely to our site. If you need to flag this entry as abusive, send us an email.
El nuevo primer vicepresidente del Consejo de Estado de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez (derecha), escucha al presidente cubano Raúl Castro durante la sesión de cierre de la Asamblea Nacional en La Habana, el domingo 24 de febrero de 2012. (Foto AP/Ramón Espinosa)
El nuevo primer vicepresidente del Consejo de Estado de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez (derecha), escucha al presidente cubano Raúl Castro durante la sesión de cierre de la Asamblea Nacional en La Habana, el domingo 24 de febrero de 2012. (Foto AP/Ramón Espinosa)

canel

La maniobra que ha dado el general Raúl Castro con la designación de un nuevo "segundo" a bordo ha sido magistral. Supo hacer un sosegado y profundo casting nacional buscando la persona adecuada que proyectara una imagen de frescura y apertura del país ante la opinión internacional que evalúa muchas de las situaciones de otros países por los grandes titulares y no por los pormenores.

Se ganó otros cinco años de cierto lustre y crédito político. Además todos los países tienen tantos problemas económicos y sociales que lo menos que están es para inmiscuirse, criticar o preocuparse por los problemas de otros. Algo que le falta superar y dejar atrás a algunos cubanos pedigüeños de acciones extranjeras y críticos severos de los que la buscan entre nacionales.

La opinión nacional no les interesa a los hermanos Castro. Conocen que es una población perfecta para mandar. No es tan doblegada o víctima, como conformista, oportunista, estable, práctica, prudente y adaptada. Los cubanos saben que le limitan libertades, pero aprovechan las compensaciones que le dan para que se mantengan desinteresados de ambiciones mayores. Y otra muy considerable parte solo atina a irse de la isla. No hay país más fácil de gobernar que Cuba. El nacional es su mejor aliado. Hasta la poca oposición que existe se proyecta más para afuera que para adentro.

Al ver hoy a Miguel Diaz Canel un cubano que puede incluirse en parte de nuestra generación en esa alta posición lo primero que uno abriga es una inevitable pizca de esperanza cubana porque nació, se crio y atravesó por aquellos innecesarios duros años de los 60 y 70 repletos de necesidades causadas por la ineficiencia y mala dirección del país donde hasta el boniato y la calabaza escaseaba. Ya no hablemos de huevos, malangas y otros productos. El vio muchas veces a su padre llegar de su trabajo y no tener nada que echarle dentro a un pedazo de pan. También el experimento esos momentos porque los pocos productos que daban por la libreta de abastecimiento mensualmente los primeros días del mes ya en la segunda quincena se habían acabado porque la cesta por familia es una miseria. Hablamos de las décadas de más extremismo del régimen gubernamental cuando todo se agravaba porque no existían mercados paralelos estatales ni privados (el bloqueo interno).

Si José Martí afirmo que "subir montañas hermana hombres" entonces Miguel Diaz Canel que creció viendo -sin otra opción- aquellos pesados muñequitos rusos y mirando a su mamá por años luchando y haciendo magia para inventarle algo de comida o en aquellas largas colas para adquirir un juguete para él, si tuvo que esconderse lleno de miedo a oír un disco de los Beatles, si estuvo en una parada o estación de ómnibus horas y horas esperando por un transporte, si oyó a un familiar o vecino rezando para que no lo llevaran a guerras internacionales que nada tenían que ver con Cuba, si sufrió a los viejos del CDR presionándolo para que fuera "a votar" o hiciera "la guardia revolucionaria" para que no se buscara problemas, si le calificaron en algún momento de poco combativo porque no saltaba y gritaba con fuerzas consignas revolucionarias, si atravesó por el dolor de saber que uno de sus buenos y decentes amigos del barrio murió ahogado en el mar intentado irse del país, si sintió dolor personal y frustración interna con él al verse en contra de su voluntad en un acto de repudio contra otra persona, entonces siguiendo el principio del apóstol tenemos que concluir que Miguel Diaz Canel está bastante hermanado con su pueblo.

Personalmente me ha dado buena impresión el designado y amigos dentro de Cuba que lo han conocido me han expresado que es una persona decente y con sentimientos humanos, pero soy de la opinión -al menos a corto plazo- de no acopiarse y rebosarse de esperanzas porque existe una verdad aplastante: su designación como algunas buenas medicinas tiene contraindicaciones. Y las del frasco Diaz Canel matan esperanzas porque no es primero de nada y segundo de todo. Su poder es aparente, no real. El será un mensajero administrativo y no un generador propio de nuevas ideas y proyectos. Esta extremadamente restringido y marcado su terreno. Lo contrataron para imagen y no para tomarse atribuciones.

Miguel Diaz Canel desempeñara ahora el gris rol que tenia Raúl Castro aceptando ciegamente lo que Fidel dijera le gustara o no; y lo que le permitió ser segundo, heredero y sucesor. Cuba sigue hoy a expensas de la voluntad de un hombre. Hoy es Raúl Castro que en mi opinión quiere hacer pero esta refrenado mientras esté vivo Fidel Castro.

Anti-Castro leader Marta Beatriz Roque (

Disidencia cubana

Sociedad: La vida en Cuba

Popular in the Community