Oigamos a los Votantes de Puerto Rico

(Also available in English.)

Pese a que la carrera presidencial Demócrata está llegando a su fin, es importante que no le pongamos término antes que todos los votantes hayan tenido la oportunidad de ser oídos. Ha sido una batalla dura, pero la carrera también ha producido grandes beneficios para el Partido Demócrata. Las primarias y las asambleas (caucus) de 2008 han atraído nuevos activistas a la política, aumentado la capacidad de nuestro partido de recaudar dinero y sentado una sólida base para el éxito en el otoño.

Ya sea que en noviembre se imponga Hillary Clinton, la opción de AFSCME, o Barack Obama, un Partido Demócrata vibrante y energizado se encontrará unido frente a John McCain y sus promesas de un tercer período de Bush y 100 años más en Irak.

Durante mis viajes a lo largo del país en los últimos meses, he visto el entusiasmo que la campaña presidencial ha generado entre los estadounidenses que tienen la sensación que nuestro gobierno ya no trabaja para ellos. Están excitados de tener la oportunidad de participar en primarias y asambleas, y elegir a un Presidente que estará a su lado. En todos los estados en que los senadores Clinton y Obama han batallado en las urnas, el número de registrados Demócratas para votar ha crecido significativamente, un signo positivo que el número de votantes en noviembre podría alcanzar proporciones históricas.

Los votantes Demócratas están listos y cuando la temporada de primarias llegue a su fin, tendremos a un candidato fuerte para la elección general. Tan importante como ello es que tendremos una fuerte base de activistas para llamar a la gente a votar y darle un nuevo rumbo a nuestro país.

En ningún lugar es ello más cierto que en Puerto Rico, donde los Demócratas votarán el 1º de junio. Pese a que Puerto Rico no posee votos en el Colegio Electoral, los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses. Ellos pagan impuestos. Hoy, sus hijos e hijas están sirviendo y muriendo en Irak y Afganistán. Puerto Rico tiene 55 delegados y 8 súper delegados quienes votarán en la Convención Demócrata, más delegados que 21 otros estados.

Puerto Rico merece ser oído en la carrera Democrática por la presidencia. Tal como dijera el jefe de la campaña de Barack Obama en Puerto Rico esta semana: "Como puertorriqueño sé que es nuestra oportunidad de comprometer a a los candidatos con los temas de importancia para nuestra isla". En temas que van desde el cuidado de la salud hasta la economía, los votantes de Puerto Rico quieren ser escuchados.

La unión afiliada a AFSCME en Puerto Rico, Servidores Públicos Unidos, celebró recientemente el 10º aniversario de haber obtenido su derecho a negociar colectivamente por mejores condiciones de trabajo y beneficios. Tras una larga y dura lucha en lo que fuera la mayor campaña organizativa en Estados Unidos, los trabajadores del servicio público de Puerto Rico se encuentran organizados - una fuerza de 12,000 trabajadores. Aquellos trabajadores unionados quieren ser oídos no sólo en el lugar de trabajo, sino en el de votación. La primaria de Puerto Rico les da esa oportunidad de ser escuchados.

La campaña terminará pronto, sin embargo algunos comentaristas políticos la quieren finalizar ahora mismo. Ello negaría a los votantes en Puerto Rico su oportunidad de tener una voz. En cada etapa en este largo proceso de primarias, cada vez que los expertos dijeron que la carrera había concluido, los votantes les demostraron que estaban equivocados. Los votantes de Puerto Rico están electrizados por la campaña. Más de un millón de votantes en Puerto Rico se merecen la oportunidad de hacer oír su voz. Se merecen una oportunidad de votar antes que esta histórica batalla por la nominación concluya prematuramente.