Orientación profesional de latinas en la política que necesitas saber ahora.

Sabiduría de Tiffany Cabán, Jessica Cisneros, y otras latinas en la política.
Orientación profesional de latinas en la política que necesitas saber ahora.
Orientación profesional de latinas en la política que necesitas saber ahora.

El Centro de Investigación Pew proyecta que, para el año 2020, 32 millones de latinxs tendrán derecho a votar, por lo cual se convertirán en la minoría étnica electoral más grande en los Estados Unidos.

Aunque ha habido victorias significativas por latinas que han ganado lugares en el Congreso y en elecciones estatales y locales, el número de latinas que representan a estas personas con derecho a votar es aún muy bajo. Del total de 535 miembros del Congreso, solo hay 12 latinas en la Cámara y una senadora latina, Catherine Cortez-Masto (D-Nev.), quien se convirtió en la primera en ser elegida para participar en el Senado en el 2016.

Es más fácil ver lo que puedes lograr cuando puedes ver quién lo ha hecho. Y si tienes ambiciones políticas, toma el ejemplo de estas latinas, que han superado batallas electorales, largas jornadas y el escrutinio público. Estos son los consejos que quieren que sepan las latinas quienes desean seguir sus pasos:

Tiffany Cabán, candidata a fiscal de distrito que se enfrentó al poder político establecido en Queens

Como queer latina de 31 años que prometía una reforma de la justicia penal, Tiffany Cabán organiz&oacute
Como queer latina de 31 años que prometía una reforma de la justicia penal, Tiffany Cabán organizó una campaña externa en contra del poder Democrático establecido en Queens


Como defensora pública en Queens, Nueva York, Tiffany Cabán pasó años luchando contra la oficina del fiscal de distrito. Pero a partir de la insistencia de sus amistades, ella misma se postuló para candidata a fiscal. Como queer latina de 31 años que prometía una reforma de la justicia penal, organizó una campaña externa en contra del poder Democrático establecido en Queens.  Pero luego de un extenso recuento, que llevó a Cabán a estar muy cerca de la victoria, perdió la carrera. Según afirmó, este proceso hizo que sintiera “todas las sensaciones”.

Pero Cabán no ha terminado de usar su nueva plataforma pública. Ahora a los 32 años, trabaja medio tiempo como asesora sénior de Luz Collective, una compañía de medios de comunicación que cuenta historias de latinas, mientras decide cuál va a ser su siguiente paso. Dijo que “definitivamente consideraría” tomar un trabajo con uno de los candidatos presidenciales demócratas actuales.

¿Qué sabes ahora que desearías haber sabido cuando empezaste a trabajar en una campaña por primera vez?
Empecé pensando “No sé si estoy preparada para esto”, y tuve que depender mucho de otras personas. Hubo momentos en los que tenía ciertas corazonadas y pensaba, “Eso no me parece bien, creo que deberíamos hacer las cosas de una manera ligeramente distinta”. Uno sabe más de lo que cree que sabe; a lo largo del proceso me di cuenta de eso y empecé a adueñarme más de mi campaña. Desearía haber sabido antes que puedo confiar un poco más en mi instinto, porque hay un grupo de hombres blancos mediocres más jóvenes que no tienen ese problema.

¿Hay algún error que hayas cometido al principio de tu carrera que hoy manejarías de otra forma?
En cuanto a mi carrera en defensa pública, siempre cometes errores o sientes que los has cometido. Es un trabajo realmente difícil, y tomas decisiones que realmente afectan las vidas de la gente de maneras muy, pero muy significativas. Es importante ser crítico con uno mismo pero también es necesario tenerse paciencia y entender que uno está trabajando dentro de las limitaciones del sistema; un sistema que realmente está configurado en tu contra.

Fui a una escuela preparatoria conformada, en su mayoría, por personas blancas, de clase media y media alta, y durante muchos años sentí que no pertenecía. Lo mismo sentí cuando fui a la universidad y, especialmente, cuando estudié en la facultad de leyes. Me llevó mucho trabajo, terapia y otros espacios replantear esas experiencias y entender que, como latina proveniente de un barrio de bajos ingresos con un montón de barreras diferentes, eso no quería decir que yo no pertenecía ahí. Yo, como muchos otros, necesitaba verme a mí misma como alguien excepcional, reconocer mi propia autoestima y valor, decir “no solo pertenezco a estos espacios, sino que debería caminar por ellos con la cabeza en alto, y muy orgullosa”. Replantearse las cosas y hacer ese tipo de internalización es realmente poderoso, especialmente mientras continúas intentando navegar por nuevos espacios en tu carrera como yo lo hice.

¿Qué es algo que la gente supone acerca de lo que haces que quieres que las latinas sepan que no es verdad?
Cuando me postulé, puse quién era en primer plano. Dije, “Soy una queer latina de 31 años, de una familia de clase trabajadora”. Y hubo gente que pensó ’Eso es política de identidad”. Y no es así. Quiero ser clara: estoy muy lejos de hacer política de identidad. A lo que se refiere es a un entendimiento en torno a la interseccionalidad y los efectos del trauma individual y generacional en nuestras comunidades. Establece que quiénes somos y de dónde venimos tiene un efecto en nuestras experiencias y lo que aportamos, y que es muy importante tener ese tipo de representación, ese entendimiento íntimo de lo que nuestras comunidades están atravesando, para poder brindarles un mejor servicio.

Cuando la gente decía “Eres muy joven”, yo respondía “Pues tengo el tipo de experiencia correcta”. Tengo la experiencia más directa en los tribunales penales en cuanto a las reformas que estamos intentando implementar”. A otras latinas les diría que comiencen a temprana edad. Debería haber más jóvenes compitiendo en las elecciones, y deberían postularse a más temprana edad.

¿Cuáles son las tres cosas que te inspiran en este momento?
Lizzo. Su álbum entero. Lizzo es la encarnación del amor propio. Pero por otro lado, es muy abierta sobre su proceso y sobre cómo llegó al lugar en el que está, porque no siempre ha estado ahí. Creo que es realmente poderoso que las mujeres tengan acceso a eso, en especial, las mujeres de color.

Recientemente la comunidad [Los Ángeles] se unió y puso suficiente presión en la Legislatura para que cancelar una petición ya firmada por $2.2 mil millones para construir una nueva prisión. Tomó alrededor de una década de organización y defensa en el terreno haber logrado ese increíble éxito al decir “No. Nuestras comunidades están diciendo que ‘No’ a las cárceles. No vamos a invertir más en nuestro complejo industrial penitenciario y sistema de cárceles, y vamos a exigir que este dinero se reinvierta en nuestras comunidades de formas más significativas, para obtener mejores resultados en salud pública y seguridad pública”. Eso fue tan, pero tan inspirador para mí, porque la gente piensa “Eso es demasiado valiente, demasiado grande. Tenemos que asumir compromisos y hablar sobre incrementalismo”. Y es como decir que no, que lo único que importa es que vamos a llegar hasta el final sin disculparnos.

Realmente intento comprar libros escritos por mujeres y, en particular, por mujeres de color. Recientemente leí “America Is Not the Heart” (América no es el corazón) de Elaine Castillo, y fue realmente una historia poderosa. En este momento estoy leyendo “La fruta del borrachero”, de Ingrid Rojas Contreras. Hay algo realmente grandioso sobre leer la primera novela de alguien con la que se da a conocer. Me gusta leer cosas con mis amigos al mismo tiempo porque me encanta el hecho de que, para cada persona, es una experiencia diferente.


Genny Castillo, la ex becaria estrella de Stacey Abrams que trabajó para diversificar el equipo de campaña

"¡Ojalá hubiera sabido cuántas lágrimas implica lograr un cambio!" dijo Castillo.
"¡Ojalá hubiera sabido cuántas lágrimas implica lograr un cambio!" dijo Castillo.


En el 2011, mientras buscaba una manera de ayudar a la gente, Genny Castillo se unió al equipo de la líder de la minoría de la Cámara de Georgia, Stacey Abrams, como becaria no remunerada. La domínico-americana ha permanecido en el ámbito de la política y ascendió al puesto de asesora política sénior para la innovadora campaña gubernamental de Abrams en el 2018. En sus memorias, Abrams describe a Castillo como “la persona a la que acudo para los servicios constituyentes, mi orientadora cuando he necesitado aprender frases en español, mi innovadora residente cuando decidimos lanzar la gira estatal”.

Ahora a sus 33 años, Castillo es la directora de operaciones del Instituto BLUE, el cual tiene como objetivo incluir “más jóvenes de color en el liderazgo de las campañas progresistas”. Si bien este puesto no es su trabajo a tiempo completo, Castillo afirma que es su pasión de tiempo completo. Su puesto político soñado sería ser la mano derecha de una primera dama o primer caballero, o de la pareja de un vicepresidente en la Casa Blanca: “Creo que sería realmente genial”.

¿Qué sabes ahora que desearías haber sabido cuando empezaste a trabajar en una campaña por primera vez?
¡Ojalá hubiera sabido cuántas lágrimas implica lograr un cambio! Cuando pierdes es una experiencia terrible, pero cuando ganas, tu corazón y tu mente están tan emocionados que simplemente te hacen llorar. Tendemos a ser más críticos con las personas sensibles que hacen este trabajo, pero ese es el motivo por el que todavía me dedico a esto. Pongo todo de mí para asegurarme de ver el cambio que se necesita.

También desearía haber sabido cuántas opciones hay disponibles en este trabajo. Cuando recién me involucré, no sabía cuántas habilidades podían ser transferibles y cuántas conexiones hay entre el departamento de campo, la recaudación de fondos y las comunicaciones. Esta es una gran industria para recién graduados, para que fortalezcan sus habilidades de liderazgo y gestión. Una campaña es un pequeño negocio, aprendes mucho sobre prácticas de negocio rápidamente.

¿Hay algún error que hayas cometido al principio de tu carrera que hoy manejarías de otra forma?
Yo los llamaría desafíos. No ganar mucho dinero en este trabajo es duro al principio. Pienso que uno de los desafíos que muchas latinas enfrentan es el miedo a decepcionar a sus padres. Tener padres que se han sacrificado demasiado y que solo quieren que a ti te vaya mejor que a ellos te hace pensar “¿Mi salario está cumpliendo sus expectativas?”.

Pienso que era muy importante para mí encontrar algo que me apasionara. Soy una firme creyente de que “el dinero llegará”, y priorizo mi vocación de servicio. Mis padres me apoyan mucho. Si tu familia está presente, literalmente puedes hacer cualquier cosa que te propongas.

¿Qué es algo que la gente supone acerca de lo que haces que quieres que las latinas sepan que no es verdad?
A excepción de todos los que piensan que he trabajado directamente con el Presidente Obama o la Secretaria Clinton, la gente cree que el trabajo que hago es de 9 a.m. a 5 p.m. en una oficina grande y que puedo enviar un mensaje de texto a Michelle Obama para decirle “Hola”. ¡Qué risa! No hay horas fijas de trabajo, puedes tener un día lleno de eventos desde las 7 a.m. hasta las 9 p.m., trabajar los fines de semana, viajar por todo el país y quizás incluso llevar a una celebridad a una conferencia a dos horas de distancia.

Cada día es diferente, y realmente disfruto eso.

¿Cuáles son las tres cosas que te inspiran en este momento?
Cuando empecé, había solo una latina más haciendo este trabajo en mi área. En los últimos ocho años, he guiado, ayudado y animado a muchos estudiantes latinxs a unirse a estos esfuerzos. El año pasado, un espectacular grupo de líderes latinxs creó el Comité de jóvenes latinxs demócratas, y todo el trabajo que están haciendo de forma individual es increíble. Cuando nos juntamos, mi espíritu se conmueve.

Mi cultura continúa inspirándome en todo el trabajo que hago. Somos todos diferentes pero todos nos movemos en memoria de nuestros ancestros. Me encanta agregar un condimento especial a los eventos de divulgación, asegurarme de hablarles en español a nuestros constituyentes y ser capaz de presentarles nuestra cultura y nuestro movimiento a los demás. Incluso he inscrito voluntarios a los clubes de salsa y hubo gente que me dijo “Mi amor, ¡voté gracias a ti!”. ¡Eso es todo lo que necesito para seguir adelante!

“Un día a la vez”, en Netflix, también es una inspiración para mí. Este programa que trata sobre una familia cubano-americana que pasa por situaciones de la vida real es muy poderoso. Incluso más poderoso [es que] Netflix canceló el programa, pero eso no impidió que todos los fanáticos se juntaran para conseguir una nueva temporada en otra plataforma.

Gabriela López, la funcionaria electa más joven en San Francisco

"Hay más poder con la gente que en cualquier puesto político," dijo López.
"Hay más poder con la gente que en cualquier puesto político," dijo López.


Cuando era una profesora de 27 años en una escuela pública, Gabriela López decidió postularse como candidata para el consejo escolar. “Estoy muy agradecida de haber competido en las elecciones mientras enseñaba de tiempo completo”, dijo López, porque sus estudiantes la vieron como una candidata que “competía sin descanso, seguía viniendo a la escuela a trabajar, y se involucraba y presionaba para mejorar la experiencia de sus alumnos”. En noviembre de 2018, se convirtió en la funcionaria electa más joven de San Francisco. 

López, que ahora tiene 29 años, tiene una presencia activa en Instagram, donde muestra a los constituyentes como es ser una funcionaria electa. Ser comisionada en el Consejo Escolar no es el único trabajo de López. Por él solo recibe un estipendio anual de alrededor de $6,000, así que López se sustenta enseñando en un distrito diferente a más de una hora de distancia para evitar conflictos de intereses. Oriunda de Los Ángeles y de padres mexicanos, López dice que su sueño es convertirse en secretaria de educación.

¿Qué sabes ahora que desearías haber sabido cuando empezaste a trabajar en tu campaña por primera vez?
Hay más poder con la gente que en cualquier puesto político. Cuando me postulé, me recordaban constantemente que un solo político con privilegios de voto es el que toma las decisiones para comunidades enteras, por lo cual me aconsejaron que no me postulara, porque no “encajaba” con el molde establecido. Me di cuenta de que, cuando se priva a la gente del acceso a la información, pierden también su fuerza. Ahora me esfuerzo constantemente por compartir lo que estamos haciendo, para que la gente pueda reunirse y luchar para lograr mejores condiciones como una fuerza unida. Un equilibrio de poder es lo que va a crear el cambio, y siempre supe que este trabajo no puede y no debe hacerse solo.

¿Hay algún error que hayas cometido al principio de tu carrera que hoy manejarías de otra forma?
Seguir el protocolo. He estado en muchas situaciones donde he tenido que esperar para hablar o me he perdido oportunidades de hacer modificaciones por seguir pautas específicas, mientras intentaba aprender el proceso y entender mejor cuáles son las reglas y los procedimientos. Lo que he aprendido es que estoy en este puesto por una razón: representar estudiantes, familias, educadores, miembros de la comunidad, que se han decepcionado de estos mismos sistemas que no fueron creados para ellos, sistemas que tienen reglas establecidas para que el control permanezca del mismo lado. Ahora traspaso esos límites y me recuerdo a mí misma que puedo hacerlo gracias a las personas que me pusieron aquí.

¿Qué es algo que la gente supone acerca de lo que haces que quieres que las latinas sepan que no es verdad?
Antes de ir a las reuniones del consejo, muchas personas me dijeron que debo controlar mis expresiones faciales y reacciones. Desde entonces, me he dado cuenta de que es una forma sexista de mantenerme en línea con los comportamientos que se consideran la norma. He dejado claro que si la gente dice algo con lo que no estoy de acuerdo, algo que está fuera de lugar o es ofensivo, tengo que expresar mis emociones para que el público entienda cuál es mi posición con respecto a ciertos asuntos.
También hay una inmensa cantidad de presión que enfrenté de repente al asumir la responsabilidad de ser comisionada; esa presión supera todo lo que hago. Mi salud mental realmente estaba en riesgo, y hubo momentos en los que nadie entendía lo que estaba viviendo. Por lo tanto, para mí, es importante destacar que, si bien este trabajo es increíblemente gratificante, también es agotador. ¡Además es un puesto no remunerado!

¿Cuáles son las tres cosas que te inspiran en este momento?
Me emociona mucho la idea de obtener mi doctorado, escribir un libro y el álbum “Let Love” de Common.


Jessica Cisneros, la demócrata que se postula a las primarias y competirá con su exjefe en el 2020

"Creo que, en cuanto al tipo de persona que debería postularse para el cargo, las personas tienen un prototipo espec&i
"Creo que, en cuanto al tipo de persona que debería postularse para el cargo, las personas tienen un prototipo específico. Yo soy lo contrario de eso," dijo Cisneros.


Este verano, Jessica Cisneros, una abogada de inmigración de 26 años nativa del Sur de Texas, anunció su decisión de desafiar al diputado Henry Cuellar para el 28.º distrito electoral de Texas, un puesto que Cuellar ha ocupado 15 años. Cuellar tiene una calificación A de la Asociación Nacional del Rifle, votó por la legislación antiaborto y fue jefe de Cisneros cuando ella fue su becaria en Capitol Hill. Cisneros describe a su ex jefe como “el demócrata favorito de Trump”.

Hija de dos inmigrantes mexicanos, Cisneros dijo que se siente bendecida por de ser una abogada que lucha por familias como la suya. Se está postulando con una plataforma para terminar con la separación de familias en la frontera, que se apruebe el “Medicare para todos” y promulgar un nuevo Tratado Verde. Su campaña cuenta con el respaldo de Justice Democrats (Justicia Demócrata), el grupo progresista conocido por ayudar a la representante Alexandria Ocasio-Cortez (D-N.Y.) a derrotar al titular demócrata en el 2018. Si gana, Cisneros será la mujer más joven elegida para formar parte del Congreso.

¿Qué sabes ahora que desearías haber sabido cuando empezaste a trabajar en tu campaña por primera vez?
Conocer el tipo de apoyo que iba a recibir de parte de personas totalmente desconocidas. Antes del lanzamiento, estábamos dando un salto al vacío porque estábamos invirtiendo recursos en la campaña que no sabíamos que íbamos a tener. Y eso daba miedo. Realmente fue un salto al vacío deseando que el resto de la comunidad respondiera.

Saber esto antes de lanzar la campaña me hubiese hecho sentir mejor.

¿Hay algún error que hayas cometido al principio de tu carrera que hoy manejarías de otra forma?
Quizás sea algo de las mujeres de color o quizás sea algo que afecta a las mujeres en general, pero a veces sientes que quizá tu opinión no es tan importante como la de otros, o sientes que no sabes tanto como la persona que está a tu lado, pero no es así. He aprendido eso.

Ser tan públicamente abierta con respecto a mi posición, mis creencias y las personas por las que lucho es completamente lo opuesto de lo que sentía cuando crecí, en la escuela y luego durante la transición hacia mi carrera profesional.

¿Qué es algo que la gente supone acerca de lo que haces que quieres que las latinas sepan que no es verdad?
Creo que, en cuanto al tipo de persona que debería postularse para el cargo, las personas tienen un prototipo específico. Yo soy lo contrario de eso. Soy una mujer joven, latina, de barrio y de una familia de clase trabajadora. Necesitamos más personas así, personas que tienen experiencias diferentes. No existe una forma establecida de prepararse para postularse para un cargo.

Hay personas que creen que hay un camino por seguir: tienes que ir a la facultad de leyes; hacer A, B o C y superar ciertos obstáculos, y después, una vez que tengas 50 años, tal vez puedas postularte para el cargo, porque para ese entonces ya habrás demostrado que cuentas con las credenciales necesarias. Creo que esto solo es una forma de impedir que la gente como yo se postule. Eso es algo que la gente supone sobre los candidatos que se postulan a cargos públicos, y es un gran error.

¿Cuáles son las tres cosas que te inspiran en este momento?
La gente con la que he entrado en contacto durante la campaña. Escuchar sus historias, quiénes son, en qué creen, qué valoran y los motivos por los que apoyan mi campaña. Definitivamente, en este momento eso es muy inspirador y es lo que hace que me den ganas de seguir.

Color Esperanza” de Diego Torres. Cuando pienso en la campaña, es la canción en la que pienso, porque estamos de pie. Ahí está esa esperanza por la que estamos luchando.

María Antonietta Berriozábal. Es una activista chicana que conocí al principio de nuestra campaña. Si bien ahora es mayor, aún sigue peleando por la comunidad que quiere y me ha apoyado mucho. Es el tipo de persona que quiero ser, alguien que ha dedicado su vida entera a luchar por la comunidad. Justo estoy leyendo su libro en este momento. Se llama “María, Daughter of Immigrants” (María, hija de inmigrantes). Yo también soy hija de inmigrantes. Ella fue la primera latina en el Municipio de San Antonio; se postuló para alcalde y para participar en el Congreso.


María Quiñones-Sánchez, veterana del Municipio de Filadelfia

"La gente cree que todos los candidatos exitosos tienen acceso a las estructuras tradicionales de poder: privilegios, conexio
"La gente cree que todos los candidatos exitosos tienen acceso a las estructuras tradicionales de poder: privilegios, conexiones, patrimonio personal," dijo Quiñones-Sánchez.


Para trabajar en la política en Filadelfia durante más de 30 años como lo ha hecho María Quiñones-Sánchez, tienes que estar preparado para ganarte enemigos. La concejal de Filadelfia actualmente está representando al 7.º distrito de la ciudad durante cuatro años consecutivos por tercera ocasión, y en mayo consiguió su cuarta victoria consecutiva en las primarias democráticas sin el apoyo oficial de los miembros de su partido.

Quiñones-Sánchez, quien es puertorriqueña, creció en la sección Hunting Park de Filadelfia y es una pionera en la política. En el 2007, se convirtió en la primera latina elegida para participar en el consejo del distrito en Filadelfia. Los medios de comunicación locales se preguntan si se postulará para alcalde en el 2023. Si se postula y gana, se convertiría en la primera alcalde mujer de la ciudad.

¿Qué sabes ahora que desearías haber sabido cuando empezaste a trabajar en tu campaña por primera vez?
Como mujer afrolatina y puertorriqueña, mi crianza cultural no me preparó para ser una candidata disciplinada en mi primera (y desafortunada) postulación para el cargo en el 1999. No quería hacer alarde de mí misma, por lo que no tenía un “discurso de elevador” sencillo para contar mi historia. No recaudé fondos como se debe, porque no le pedía dinero a la gente. No entendía que es un error tratar de realizar servicios constituyentes durante la campaña electoral, ¡especialmente como candidata por primera vez! Cuando salí a tocar puertas... me quedaba 30 o 45 minutos tratando de resolver problemas individuales ahí mismo. Perdí mucho tiempo y la campaña no fue efectiva.

Aprendí de manera difícil que el tiempo de campaña es para contar tu historia, difundir tu mensaje y establecer conexiones personales. Hay tiempo suficiente para los servicios constituyentes ya que ganas.

¿Hay algún error que hayas cometido al principio de tu carrera que hoy manejarías de otra forma?
Siempre había logrado el éxito como una persona que se enfoca en los procesos, pero perdí esa capacidad por mi afán de darle una voz a mi comunidad, que históricamente ha sido silenciada. Pasé gran parte de mi primer término de cuatro años convocando a la gente e intentando interrumpir el sistema, y no pasé suficiente tiempo educando a mis colegas, estudiando y elaborando estrategias.

Tenía razón cuando me pronuncié en contra del racismo y las desigualdades sistemáticas, pero tener razón no fue suficiente. Necesitaba aprender a operar las reformas por las que luché. Un cambio verdadero y transformador se logra estableciendo una buena política que funcione para tus constituyentes.

¿Qué es algo que la gente supone acerca de lo que haces que quieres que las latinas sepan que no es verdad?
La gente cree que todos los candidatos exitosos tienen acceso a las estructuras tradicionales de poder: privilegios, conexiones, patrimonio personal. Las latinas, por lo general, no lo tienen, pero eso no significa que no podamos ganar.

Las latinas son supervotantes. Si votamos y hacemos voluntariado por ti, sabrás que nuestros esposos, padres, hijos, primos y vecinos, todos, también votarán y harán voluntariado. Los lazos de nuestra comunidad son profundos, y podemos aportar una gran fuerza y energía a una campaña. En todos los niveles, las campañas comunitarias están compitiendo en contra de las estructuras tradicionales de los partidos, el dinero oscuro y la vieja manera de hacer las cosas, y están ganando. Ganamos cuando acogemos a nuestras comunidades, nos apoyamos y compartimos nuestras historias.

¿Cuáles son las tres cosas que te inspiran en este momento?
Mi mamá. Su nivel de energía es increíble. No siempre logro mantener el ritmo, pero ella es mi modelo a seguir.

Mi comunidad fili-riqueña. Nuestra comunidad de diáspora es cada vez más grande y diversa. Nos movilizamos juntos dos años atrás y formamos una base de ayuda humanitaria y una estrategia de recuperación a largo plazo después del huracán María.

Este julio, los puertorriqueños se levantaron y lograron que el gobernador renunciara. Eso fue inspirador, y espero que la acción conduzca a una mejor defensa del futuro de Puerto Rico y los puertorriqueños en el continente y en la isla. Nuestras celebraciones del Mes de la Herencia Hispana crecen y se multiplican cada año, así que esta es una época del año de diversión y orgullo para mi oficina.

Las respuestas se han editado y simplificado para lograr una mayor claridad.

Nuestras Voces Unidas es una serie de historias del HuffPost creada para celebrar el Mes de la Herencia Hispana y amplificar las diversas voces dentro de la comunidad. Encuentra toda nuestra cobertura aquí.

CONVERSATIONS