Desde afuera: Michael Phelps y el sistema de las estrellas

Me llamó la atencion la coronacion por nosotros mismos - los medios - de Michael Phelps como el hombre del momento. El bólido de la piscina ha roto un récord que se sostenía por 48 años. Phelps, a los 27 años, es ahora el Hombre Con Más Medallas Olímpicas de la Historia.
|
This post was published on the now-closed HuffPost Contributor platform. Contributors control their own work and posted freely to our site. If you need to flag this entry as abusive, send us an email.
United States Michael Phelps competes in a men's 200-meter individual medley swimming semifinal at the Aquatics Centre in the Olympic Park during the 2012 Summer Olympics in London, Wednesday, Aug. 1, 2012. (AP Photo/Michael Sohn)
United States Michael Phelps competes in a men's 200-meter individual medley swimming semifinal at the Aquatics Centre in the Olympic Park during the 2012 Summer Olympics in London, Wednesday, Aug. 1, 2012. (AP Photo/Michael Sohn)

michael phelps

No soy experto en deportes olímpicos o cualquier otro, ni mucho menos jugador. Pero los Juegos Olímpicos son un evento tan popular, tan multitudinario, que trasciende las meras disciplinas deportivas. Es un happening cultural.

Por eso, me llamó la atención la coronación por nosotros mismos - los medios - de Michael Phelps como el hombre del momento. El bólido de la piscina ha roto un récord que se sostenía por 48 años.
Phelps, a los 27 años, es ahora el Hombre Con Más Medallas Olímpicas de la Historia.

Arrebató el récord de las poco conocidas manos de Larissa Latynina, una atleta soviética del pasado, hoy de 78 años, que ganó su última medalla en 1964. En su momento y en su país, al parecer, no existía la maquinaria de relaciones públicas de hoy.

Porque Phelps, según nuestros arriesgados parámetros, ya no solamente un superhombre. Es todo un héroe patrio.

Más, que eso, nos dicen. Más, más. Phelps, el de la sonrisa medio ligera, cuyo lenguaje terso en las entrevistas se derrumbe y se diluye en tartamudeos cuando pierde, Phelps, quien llega a las competencias con un Walkman pegado a las orejas, ya debería ser un personaje mitológico.

Como los superhéroes de las historietas y las películas. Flash Gordon, Superman, Batman. El Hombre Araña.

Entonces, ¿por qué al verlo no me pongo en posición de firmes y hago la venia como si Phelps fuese nuestra bandera misma?

Porque no lo es.

Es un maravilloso atleta que que se beneficia del Sistema de las Estrellas.

Como explico aquí, al sistema de las estrellas lo crearon aquí, en Hollywood. Hasta 1910, "en las primeras películas los actores ni siquiera eran reconocidos: eran anónimos. Sus nombres no aparecían por ninguna parte". Para vender el cine, los protagonistas saltaron de las pantallas y se pusieron a seguir la vida de héroes en la vida real, haciéndose, en el proceso, millonarios y famosos, por el mismo trabajo de actuación.

El sistema de las estrellas se coló al deporte, y con él, las sumas millonarias, los contratos cinematográficos y publicitarios, los paparazzi persiguiéndolos por las calles, como le hicieron al pobre de Justin Bieber - un cantante - aquí en Los Angeles, el otro día.

En el caso de Phelps, sus sponsors - Kelloggs, Subway, Omega, Speedo, Visa, Nike, AT&T, Rosetta Stone - se encargan de que no se muera de hambre. Después de todo, el comité olímpico estadounidense paga solamente 25,000 dólares al ganador de una medalla de oro, 15,000 al de plata y 10,000 al de bronce.

Olympics Day 8 - Swimming

Fotos de natación Juegos Olímpicos

Algunos de las estrellas sucumben, cuando se creen el cuento de que son más que unos muchachos, y pretenden que la vida que les prestaron sus publicistas es de verdad la suya. Phelps no parece ser uno de ellos. Su vida privada sigue relativamente privada, y parte importante de su dinero lo puso en una fundación benéfica. Y tanto como sus medallas multicolores, me gusta el hecho que nadando, superó su ADHD, el Síndrome de Déficit de Atención con Hiperactividad (ADHD), a los 10 años.

Pero que hay héroes, los hay. Solo que hay que saber encontrarlos. Aunque sea fuera del campo de batalla, en la calle, enfrente de su casa, en su trabajo, en la escuela, en su familia, en su país de origen...

Go To Homepage

Before You Go

Popular in the Community