The Blog

¿Qué dirá la autopsia de ARENA en 2014?

Los últimos 6 meses de encuestas comienzan a dar indicios de una derrota electoral en febrero del 2014. El candidato arenero, Norman Quijano, decrece en cada sondeo. El anuncio del candidato vicepresidencial, René Cuadra, no logró revertir la tendencia a la baja.
This post was published on the now-closed HuffPost Contributor platform. Contributors control their own work and posted freely to our site. If you need to flag this entry as abusive, send us an email.
San Salvador's mayoral candidate for the ruling right-wing National Republican Alliance (ARENA) Norman Quijano casts his vote on January 18, 2009 in San Salvador, during municipal and legislative elections. El Salvador's former leftist guerillas Farabundo Marti National Liberation Front (FMLN) appeared closer than ever to real power as the Central American nation went to the polls in local elections. The balloting comes 17 years after the end of a bloody civil war in the crime-ridden country and ahead of presidential polls in March, in which leftist candidate Mauricio Funes is favorite. AFP PHOTO/Jose Cabezas (Photo credit should read Jose CABEZAS/AFP/Getty Images)
San Salvador's mayoral candidate for the ruling right-wing National Republican Alliance (ARENA) Norman Quijano casts his vote on January 18, 2009 in San Salvador, during municipal and legislative elections. El Salvador's former leftist guerillas Farabundo Marti National Liberation Front (FMLN) appeared closer than ever to real power as the Central American nation went to the polls in local elections. The balloting comes 17 years after the end of a bloody civil war in the crime-ridden country and ahead of presidential polls in March, in which leftist candidate Mauricio Funes is favorite. AFP PHOTO/Jose Cabezas (Photo credit should read Jose CABEZAS/AFP/Getty Images)

Oportunidad para reformar el sistema de partidos en El Salvador

Recientemente el partido republicano en los Estados Unidos publicó un reporte post-electoral que muchos analistas lo comparan con una autopsia. En resumidas cuentas, se señaló la desconexión entre los candidatos del partido y los nuevos y crecientes grupos minoritarios como la razón principal para la debacle del ciclo electoral del 2012. Algo similar está sucediendo en El Salvador con el partido conservador ARENA.

Los últimos 6 meses de encuestas comienzan a dar indicios de una derrota electoral en febrero del 2014. El candidato arenero, Norman Quijano, decrece en cada sondeo. El anuncio del candidato vicepresidencial, René Cuadra, no logró revertir la tendencia a la baja. Al contrario, entre el mes de octubre del 2012 y abril del 2013, dependiendo de la casa encuestadora, Quijano ha bajado de 20 a 30 puntos. Pero esto es sólo la superficie del problema arenero.

Digámoslo desde el inicio: ARENA cometió un craso error al expulsar al ex-presidente Elías Antonio Saca en el 2009 y quien es ahora el que abandera la primera opción real de un candidato no alineado de llegar a Casa Presidencial. Por si la expulsión no hubiese sido suficiente, muchos en el partido se ensañaron, lo vilipendiaron. Con la separación de Saca, ARENA estaba apartando a la figura más popular de la derecha en el país. Pero bien la historia de la exclusión la han contado varios. Para este ejercicio nos enfocaremos en los factores que poco se han discutido públicamente sobre la nube que envuelve "el inicio del fin de ARENA".

Muchas voces dentro de ARENA señalan a Francisco Flores Pérez, ex-presidente de El Salvador, como el principal promotor de la expulsión de Saca del partido. En una jugada política astuta, Flores Pérez logró jugar con los miedos de unos y con las debilidades de otros para lograr su cometido. Entendiendo que el miedo principal del primer ex-presidente de ARENA, Alfredo Félix Cristiani, es el caso del asesinato de los jesuitas logró convencerle que él era el indicado para tomar las riendas del partido. En buen salvadoreño, Flores usó al pobre viejo de Cristiani como carne de cañón. Claro, Cristiani se la creyó que estando al frente del principal partido de oposición estaba mejor ubicado para negociar cualquier asunto relacionado a su mayor miedo como es una posible derogación de la ley de amnistía. Audazmente, Flores logró leer que al viejo Cristiani lo único que le interesa es vivir sus últimos años de vida en libertad y lograr eliminar cualquier vinculación con el asesinato de 6 sacerdotes jesuitas, una empleada y su hija el 16 de noviembre de 1989.

Naturalmente, los mensajes que Cristiani era el hombre idóneo para tomar las riendas del partido no se hicieron esperar. Casi al unísono, muchos de los actores allegados a Flores Pérez comenzaron a repetir su nuevo "mantra". Muchos actores políticos con más experiencia que los pajarracos que sólo repetían tenían claro que Cristiani era la figura más vulnerable para liderar el partido. De hecho, fue tan inefectivo que durante su presidencia ARENA vio las 2 escisiones más grandes en su historia, reflejadas en la pérdida de 19 diputados en la bancada legislativa y el éxodo de su base que aún continúa.

Pero la del 2009 no era la primera vez que Flores Pérez se la hacía a Cristiani. Anteriormente, 10 años antes para ser exactos, Flores Pérez usó a Cristiani para elegirse presidente. Para los que estuvieron involucrados en la campaña de 1999 es común oírlos hablar del problema que tenía el partido para lograr convencer a la base que Flores era el candidato idóneo o que simplemente votaran por él. Tanto fue así que Flores ha sido el único presidente del país nominado por ARENA que no logró ser presidente del partido. Y no era porque el no quería, sino porque las bases, fundadores y otros grupos influyentes no lo dejaron. Hubo después de su presidencia que reformar los estatutos del partido para nombrarlo presidente honorario.

De vuelta a la campaña del 99. El convencimiento de la base fue tan duro como el de los independientes. Para suerte de Cristiani quien era el presidente del partido en ese entonces, el candidato de la oposición no era potable para la gran mayoría de salvadoreños. Cristiani apeló a la disciplina partidaria- forzó y echó mano del clientelismo- para convencer a la base de apoyar a Flores Pérez y lograr que se eligiera con el porcentaje más bajo de un presidente arenero. Flores Pérez sólo logró el 52% de los votos y en términos numéricos logró un poco menos de la mitad de los votos que Saca logró en el 2004 que dicho sea de paso ha sido el presidente de ARENA más votado en la historia del partido.

En la actualidad, reportes periodísticos, acciones y hasta reconocidos operadores políticos ponen en evidencia quien es el titiritero que mueve los hilos ocultamente en ARENA que no es otro más que Flores Pérez. Para muchos areneros, como los fundadores, es triste y difícil ver como un personaje tan impopular como lo es Francisco Flores Pérez con la base arenera pueda haberse tomado el partido. La falta de democracia en los partidos políticos de El Salvador, así lo ha permitido.

Quizá, este ejemplo sirva para que las reformas a la partidocracia salvadoreña se lleven a cabo y parar de una vez por todas la manipulación turbia de los partidos por parte de personajes oscuros y a la vez evitar repetir el triste papel que hoy juega Alfredo Cristiani en las manos de Flores Pérez y la muy probable muerte del hasta hoy principal partido de oposición.