La profunda conexión entre el hombre y el delfín

¿Por qué es tan profunda la conexión entre el hombre y el delfín?

En el mundo antiguo, los delfines eran considerados criaturas cercanas a los dioses. Los griegos los asociaban con el dios del mar, Poseidón, también Afrodita, diosa del amor, era representada en compañía de delfines, o montando sobre ellos. Muchas culturas los consideraban criaturas sagradas. Para los navegantes, encontrarlos durante sus travesías era señal de buen augurio.

poseidon

aphrodite dolphin

Se conocen incontables casos en los que los delfines han ayudado al hombre en naufragios, o en ataques de tiburones. Nunca se ha observado que acudan en auxilio de focas, o leones marinos cuando van a ser atacados por tiburones, ese comportamiento lo exhiben solamente hacia los seres humanos.

Estas adorables criaturas establecen fuertes lazos sociales, viven en grupos que pueden superar los cien individuos. Expresan su afecto a través del contacto físico con sus congéneres, tocándose, acariciándose unos a otros a través de juegos, por el mero hecho de obtener placer. Los delfines poseen personalidades distintas, una fuerte percepción sobre sí mismos y se ha comprobado científicamente que pueden pensar en el futuro; sus cerebros presentan muchas características asociadas a un grado de inteligencia muy elevado, “casi humano”.

En la década de los 80, el psicólogo cognitivo Louis Herman, quien lleva estudiando a los delfines desde los años 60, realizó descubrimientos asombrosos. Trabajó con cuatro delfines a los que se enseñó a entender señales gestuales. La maravillosa comprensión de estos seres hacia las órdenes que recibían asombraba al Dr. Herman y su equipo, al punto que él ha reconocido que adoraba a estos delfines, pero no considerándolos mascotas, sino con amor y respeto hacia su inteligencia. Según sus propias palabras, “Los delfines eran nuestros colegas, es la única palabra que encaja. Eran nuestros compañeros en aquella investigación, y nos guiaban para conocer todas las capacidades de su mente”.

Hoy, los delfines ayudan al hombre a través de terapias especiales. La Delfinoterapia, es un método reconocido para ayudar a niños con necesidades especiales como autismo, parálisis cerebral, Síndrome de Down, trastornos de lenguaje, aprendizaje, ansiedad, entre otros.

autism

Estas terapias no tienen como finalidad prevenir o curar estos desórdenes, sino rehabilitar, y estimular desórdenes del sistema nervioso, o trastornos psíquicos.

Los niños realizan diferentes actividades con ayuda del delfín, guiados por un terapeuta. El sonar, sistema de comunicación propio de los delfines, transmite ondas ultrasónicas de alta frecuencia, favoreciendo la activación de las neuronas dormidas y facilitando la estimulación de ambos hemisferios cerebrales.

También se estimulan otros componentes del organismo, como las células y hormonas, obteniendo así cambios externos e internos. Los beneficios que se buscan a través de esta terapia son mejorar la calidad de vida de los niños y de sus familias, además de crear lazos de unión y de profundo impacto emocional.

Los delfines han sido declarados las segundas criaturas más inteligentes del mundo después de los seres humanos, los científicos sugieren que son tan brillantes que deberían ser tratados como “personas no humanas”.

El delfín, es un amigo del hombre, pero lamentablemente, el ser humano es uno de los pocos enemigos naturales que amenazan su supervivencia. Es moralmente inaceptable que estos seres tan inteligentes sean utilizados en parques acuáticos para diversión, o se los mate para destinar su carne para el consumo humano. Ojalá no esté lejano el día en que estas “personas no humanas”, sean consideradas como individuos y tratadas con el amor, respeto y consideración que merecen.

Before You Go

El hombre y el delfín

Popular in the Community