Latino Voices

La inspiradora historia de una mexicana que gana maratón en silla de ruedas

La vida puede cambiar en un segundo. Tamara Mena lo asegura. Sus planes iban viento en popa en el 2005 a nivel personal y profesional. Acababa de independizarse de sus padres, se había mudado a San Diego --el lugar que siempre soñó-- estudiaba a tiempo completo, su carrera de modelo seguía en ascenso y tenía un novio que la amaba y con quien tenía proyectos futuros.

Era un día como otro cualquiera, pero a la vez especial porque ella se encargaba de que fuera así. La alegría, el optimismo, las ilusiones, eran las prioridades de cada jornada de Tamara. En esa oportunidad, ella y su novio Patrick iban a una fiesta en Rosarito, México. No querían conducir y decidieron tomar un taxi. Pero ese día la vida de Tamara cambió para siempre. Tenía 19 años de edad.

El impacto por el accidente fue tan fuerte, tan imprevisto, tan rotundamente violento que no hubo tiempo para reaccionar. La imagen que tiene tatuada Tamara en su mente fue cuando un caballo cayó encima del techo del auto, exactamente en el lugar donde ella iba sentada en la parte trasera del taxi. El instinto del novio fue empujarle la cabeza y la espalda hacia abajo para minimizar el dramático golpe.

Fue lo último que hizo Patrick. Le salvó la vida a Tamara, pero él murió y el conductor del taxi también. Ella quedó parapléjica, enfrentando una dura y nueva realidad, la que debía asumir con coraje.

Otra oportunidad de vida

“A esa edad sientes que nada malo te va a pasar y eventualmente empecé a comprender que me habían dado una segunda vida. Al darme cuenta que él [su novio] y el taxista no tuvieron una segunda oportunidad y que yo sí, me hizo apreciar esta segunda posibilidad de vivir, me hizo valorar el aprecio de la vida y entender que no era justo de que yo me quejara cuando mi novio había fallecido”, confiesa Tamara en exclusiva con HuffPost Voces.

“Mi lesión de la médula espinal es del pecho para abajo. Tampoco tengo abdomen. Descubrí en mi difícil y dolorosa etapa después del accidente que existe una gran ignorancia acerca de este tipo de lesiones en la médula espinal”.

Esa fue una de las razones por las que Tamara Mena decidió involucrarse con Wings for Life, una organización sin fines de lucro que busca la cura a las lesiones en la médula espinal.

Gracias a su actitud positiva y al gran compromiso que adquirió al unirse al proyecto, Mena participó en la carrera anual Wings for Life World Run y completó su maratón de 10 kilómetros en este 2015.

"Estoy muy orgullosa de haber superado mi meta del año pasado cuando completé 5 kilómetros. Me siento totalmente apasionada al marcar una diferencia y dejar un pequeño legado en este mundo [...]. Como persona que vive con una lesión en la médula espinal, estoy muy agradecida de la magnitud de una iniciativa como esta para apoyar las investigaciones y encontrar una cura", escribió en su página online.

tamara mena
Tamara Mena en el maratón Wings for Life World Run.

Los dos primeros años después del accidente, Tamara Mena tuvo muchas complicaciones médicas. Se vio obligada a poner una pausa en sus planes de regresar a la universidad, continuar con el modelaje, aprender a manejar o cualquier otro proyecto propio de una chica de su edad.

“Hicieron muchas cirugías. Recuerdo que en un momento me mandaron a casa y tenía que usar un chaleco desde el cuello hasta la pelvis para fortalecer mi espalda. Era bueno en esa parte, pero a la vez no podía terminar mi rehabilitación”.

tamara mena
Tamara Mena con su mamá.

“Tuve que esperar más de lo que tenía previsto, pero adquirí más carácter, más fuerza. Regresé a los dos años y estudié Comunicación. Me gradué con los honores más altos. El modelaje era algo que ya hacía antes del accidente y tenía una gran pasión por este. Con mi nueva realidad logré encontrar el impulso y la motivación para seguir con lo que me gustaba aun en mis nuevas condiciones físicas”, dice.

"Todos sufrimos nuestras propias batallas"

“El modelaje me ayudó mucho a aceptarme como era, con mi nueva imagen, con mi silla. La primera sesión como modelo la hice sin la silla de ruedas y me percaté que, de alguna forma, no me estaba aceptando como era. La próxima vez la incluí”, confiesa.

Aparte de su gran sueño por el modelaje, para Tamara era muy importante terminar sus estudios universitarios y obtener su título. No solo lo logró sino que le dio un nuevo giro a su carrera al convertirse en motivadora, especialmente compartiendo su conmovedora experiencia personal.

"Cuando sucede el accidente, era un tiempo muy bonito en mi vida y en segundos esta me cambió por completo. Pasé en segundos de tener toda la independencia del mundo a no poder hablar, a no poder respirar y estar conectada a un ventilador, a no poder comer, me volví una bebé en segundos. Fue una experiencia muy dolorosa, pero me ayudó a apreciar a otro nivel, a un nivel realmente muy profundo, todo lo que tengo”.

“Todos sufrimos caídas, todos sufrimos nuestras propias batallas y hay que sacar el coraje para salir hacia adelante o te quedas ahí estancada”, asegura Tamara.

Enfrentando el rechazo

Esta joven mexicana hizo historia en la televisión hispana en Estados Unidos al ser la única persona en silla de ruedas que audicionó para el programa de Univision “Nuestra Belleza Latina".

Aunque Tamara logró pasar tres rondas de pruebas del popular concurso, dos de los jueces, Osmel Sousa y Lupita Jones, decidieron no votar por ella. La palabra "discapacidad" ni siquiera forma parte del vocabulario de esta joven cuando le preguntamos su reacción de por qué no había sido seleccionada.

"No siento que es discapacidad, sino que está fuera de su entendimiento, de lo que ellos conocen. No me gusta ser muy dura, trato de ponerme en sus pies ahora, yo no sabía nada. Sí siento que faltó un poco de la habilidad; cuando se quiere buscar la forma se encuentra. Ellos son los jueces, pero no cuadran las pruebas, pienso que debieron consultarlo. Yo esperaba que me dieran la oportunidad, que la gente decidiera, porque este show se llama 'Nuestra Belleza Latina', es de la gente", dijo Mena en aquel momento en entrevista exclusiva con HuffPost Voces.

Pero experiencias como la de Univision no derrumbaron a Tamara, al contrario, reforzaron su pasión por el modelaje y ha desfilado por importantes pasarelas internacionales, incluso fue la primera latina y mexicana en silla de ruedas en en la aclamada Semana de la moda en Nueva York.

Esta joven, que se define como una guerrera, también sigue su arduo y constante trabajo con la organización Wings for Life y ya se prepara para la próxima caminata en el 2016.

Alarmantes estadísticas

De acuerdo con las estadísticas, al menos 250 mil lesiones traumáticas de médula espinal ocurren cada año. Las principales causas son accidentes automovilísticos, caídas, hechos de violencia y mala práctica de deportes extremos.

Un 53 por ciento de las lesiones en la espina dorsal resulta en paraplejía (parálisis de los músculos del torso y las extremidades inferiores), mientras que un 47 por ciento termina en tetraplejía (parálisis de los músculos del torso, extremidades inferiores y músculos del brazo).

tamara mena
Tamara Mena en la carrera.

En la mayoría de los casos, la parálisis es causada por un daño agudo a la médula espinal después de una lesión traumática. Las fibras nerviosas quedan afectadas y las células nerviosas, tanto en el lugar del trauma como en los alrededores, se destruyen. Una lesión en la médula espinal no sólo afecta la capacidad de movimiento, sino que también genera otra serie de complicaciones.

La próxima caminata de Wings for Life World será el 8 de mayo de 2016. Si estás interesado en participar o colaborar, entra aquí.

Para más detalles de la vida y el trabajo de Tamara Mena, visita su página personal.

Tamara Mena