internacional

granoscafe Si políticos y consumidores europeos quieren erradicar la pobreza, cada vez que se beban una taza de café deberían enviar 0,10 € (que podrían permitirse) como compensación a la gente que vive en las regiones cafetaleras. No se trata de ayuda o caridad, sino de un acto de justicia.