mundo

Después de 50 años de estancamiento, el sentimiento de progreso y potencial es real. No nos hacemos ilusiones respecto a que Cuba se transforme de la noche al día, tenemos muy claro que los retos que se avecinan no son pocos. Uno de estos retos es la continua negativa de Cuba a respetar los derechos humanos universales.